miércoles, 20 de septiembre de 2017

Buscando cernícalos primillas anillados

 
 
Durante la pasada temporada de cría del cernícalo primilla en Trujillo, desde la aparición de los primeros cernícalos primillas en las colonias de cría procedentes de sus zonas de invernada, estuve muy atento a la localización de aves anilladas y la lectura de los códigos de las anillas que portaban.
En total se han podido localizar y leer los códigos de las anillas de un total de 17 cernícalos en diferentes edificios de Trujillo.
De ese total de aves anilladas, 7 corresponden a retornos de aves que ya fueron detectadas durante el periodo de cría de 2016 (bien como adultos reproductores o como inmaduros de 2º año de calendario aquerenciados en mayor o menor grado a las colonias de cría) y 10 corresponden a nuevas localizaciones de aves anilladas que no fueron detectadas anteriormente.
Además de estas lecturas de anillas de PVC de color y código alfanumérico, hemos detectado al menos 6 aves diferentes que solo portaban la anilla oficial de metal, en estos casos, aunque a distancia no se pueden leer estas anillas y por tanto no se puede averiguar la identidad, origen o procedencia y normalmente tampoco la edad del ave (salvo plumajes de transición), sí que nos ayuda para diferenciarles de los demás individuos de la colonia, ayudándonos a entender que ocurre y cuál es la dinámica de las colonias de cría y aprender sobre el comportamiento de estas aves.
La mayoría de los cernícalos primillas que se anillan en Trujillo y en otras localidades de Extremadura, se marcan con anillas de PVC de color y código alfanumérico, suelen portar el PVC de color en una pata y una anilla metálica oficial del MAPAMA (Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente) en la otra. El color utilizado en los últimos años ha sido el rojo, aunque también hubo algunos años en los que se anilló con PVC de color azul o verde, siendo la inscripción del código siempre de color blanco.
Colaborar en la lectura de anillas de cernícalo primilla, además de ser muy útil para el conocimiento de la especie y de ayudar a entender la situación en la que se encuentran las colonias de cría y su evolución, es también nuestra forma de apoyar a GREFA en sus acciones para el estudio y la conservación del cernícalo primilla, dentro de un programa mucho más amplio de acciones encaminadas a mejorar el estado de conservación de las poblaciones de cernícalo primilla en toda España.
Pero además de todo eso, colaborar en la lectura de anillas, coger el telescopio, buscar aves anilladas y ser capaz de leer los códigos para identificar a las aves, es una tarea gratificante e incluso diría que emocionante cuando eres testigo del retorno de las aves, o cada vez que consigues localizar un nuevo ejemplar que no habías visto antes o llega una nueva temporada y retornan aquellas aves reproductoras que conoces de años anteriores, o ves como ejemplares menos veteranos regresan con la intención de incorporarse como reproductores, o aquellos ejemplares inmaduros que visitan la colonia cuando la primavera está avanzada y son aquellos que viste el año anterior como pollos ejercitar sus alas y hacer sus primeros vuelos.
Para colaborar en la lectura de anillas de cernícalo primilla, normalmente viene siendo imprescindible el uso del telescopio y con posibilidad de utilizar el zoom a más de 40 aumentos (40 X) y que las características de la óptica del equipo nos ofrezcan la suficiente definición como para ser adecuado para esta tarea. Con un telescopio terrestre también podemos recurrir a fotografiar a las aves anilladas mediante la técnica del digiscoping.


Hembra anillada fotografiada mediante la técnica del digiscoping.
También pueden ser muy útiles las cámaras tipo bridge con un Zoom óptico de más de 40 x que nos permitan fotografiar al ave, lo que nos dará información sobre su estado general, sus mudas y posibles detalles individuales del ave, o incluso para tomar fotografías de códigos que se muestran incompletos debido a la posición del ave, que podrían ayudar de cara a intentar una identificación posterior.

Los prismáticos son también de gran utilidad, aunque rara vez vamos a conseguir leer un código de una anilla solamente con la utilización de unos prismáticos, nos darán mayor agilidad a la hora de detectar con rapidez aves anilladas en sus posaderos para inmediatamente después, tratar de leerlo con el telescopio.
Resulta muy útil conocer los posaderos habituales y no es menos importante conocer la situación  de los puntos de observación más favorables, teniendo en cuenta la distancia, la altura a la que nos situamos con respecto al posadero, la hora por la orientación y la intensidad de la luz y  también por aprovechar los picos de máxima actividad de las aves.
La fecha es un condicionante de especial importancia, ya que según la fecha en la que nos encontremos, podremos esperar unos hallazgos u otros, por ejemplo:
Desde mediados de Febrero a mediados/finales de Abril:
A lo largo de ese periodo de más de 2 meses se produce el retorno de las zonas de invernada, la formación de parejas y la selección de los nidales que ocuparán para criar.
 
En este periodo podremos esperar principalmente la llegada de adultos reproductores, a veces con la incorporación de algún nuevo reproductor o con el retorno de aves conocidas que ya se han reproducido en años anteriores en la misma colonia, en este periodo también podremos detectar algún desplazamiento de aves reproductoras ya conocidas de una colonia a otra, también podremos ver el grado de fidelidad a los nidales del año anterior, si los utilizan de nuevo o si se producen cambios de ubicación.
 
 
Mayo:
 
Mayo es un mes en el que la actividad en las colonias se reduce al mínimo debido a la incubación y por tanto suele ser menos productivo buscar aves con anillas. Pero si tenemos tiempo, nunca es mala idea echar un vistazo aprovechando las horas de mayor actividad en las colonias.
 
Final de Mayo, Junio y Julio:
 
A partir de finales de Mayo empiezan a nacer los primeros pollos, lo que provoca que la actividad vaya volviendo a las colonias, ya que los pollos demandan alimento y a medida que van naciendo y creciendo dentro de los nidos, se multiplican las idas y venidas de los adultos con comida.
 
Normalmente aquellos adultos que estén anillados y acudan a alimentar a la nidada ya habrán sido localizados durante el periodo de formación de parejas si solemos visitar la colonia con cierta asiduidad, pero aún así, es interesante para saber cómo se desarrolla la temporada de cría.
 
En este periodo en el que los pollos crecen y la actividad de la colonia aumenta, es muy frecuente ver que aves no reproductoras visiten las colonias, a veces podría tratarse de adultos no reproductores o también ser aves procedentes de otras colonias cercanas y haber fracasado en su intento reproductor y no haber hecho un segundo intento de cría.
 
Mucho más frecuente es que aparezca un importante número de aves inmaduras, nacidas en la temporada de cría anterior, cuyo retorno de África es normalmente mucho más tardío y en pocas ocasiones se reproducen al año siguiente al de su nacimiento y si lo hacen, es de forma muy tardía. Entre estas aves inmaduras existe una alta proporción de aves anilladas, pues muchas de ellas procederán de alguna de las grandes colonias en donde se les está anillando anualmente, aunque también podemos tener sorpresas y encontrarnos con aves de un origen más lejano.
 
Este tipo de observaciones de individuos inmaduros, son muy interesantes pues nos dan información sobre el grado de retorno, la dispersión o la supervivencia al primer año de vida de unas aves que podrían incorporarse como reproductoras a la siguiente temporada de cría.
 
Macho inmaduro con plumaje de transición de 2º año de calendario. Por tanto nacido en 2016 y fotografiado en Junio de 2017. Presenta anilla metálica en pata izquierda.
 
 
Al final de la temporada de cría, en las colonias donde se les anilla, tendremos la posibilidad de observar los pollos o jóvenes en el periodo posterior al anillamiento y previo a que abandonen la colonia, las anillas nos permiten identificarlos individualmente y conocer su estado, su comportamiento y evolución en la colonia antes de su emancipación y abandono de la misma. En definitiva, nos ayuda a seguir aprendiendo más acerca del comportamiento reproductor de esta especie.
 
 

 
Espero que esta entrada sobre el anillamiento y posterior seguimiento mediante la lectura de anillas os haya resultado interesante.
 
Quería recordar a quienes salen a observar aves provistos  de telescopio o cámara, que una observación o fotografía de ave con anilla puede ser muy interesante para hacer una contribución al estudio de una especie amenazada como es el cernícalo primilla, para ello, solo es necesario prestarle atención a las patas de los cernícalos primillas y cuando observes alguna anilla en esta especie, comunicarlo posteriormente.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Cernícalo primilla (Falco naumanni): Varios machos con plumajes de transición observados en Trujillo

Se trata de un reportaje fotográfico de varios machos con plumaje de transición de lo que habitualmente se denomina segundo año de calendario. Es decir, el plumaje de transición que muestran los machos de esta especie al año siguiente al de su nacimiento, por lo tanto, son machos nacidos en la primavera de 2016 que presentan un plumaje de transición hacia su plumaje definitivo de adulto.
Durante la pasada temporada de cría de 2017 fueron detectados en diferentes colonias de cría de Trujillo, especialmente a finales de Mayo, Junio y principio de Julio.
En ese periodo en los que los pollos se encuentran sobre los tejados a asomándose a la entrada de sus nidos, es frecuente ver a ejemplares inmaduros que se acercan atraídos por la actividad de las colonias, algunos parecen muy aquerenciados a determinadas colonias o incluso a visitar con cierta frecuencia determinados nidos, es habitual verlos visitar las colonias de cría mostrando comportamientos muy interesantes.
Esos comportamientos mostrados por estos machos inmaduros, van desde la aparente curiosidad, pero otras veces portan presas hasta la colonia que bien pueden comérsela ellos mismos (la mayoría de las veces) o ceder ante el comportamiento petitorio que muestras los pollos ante su llegada y entregarles la presa (rara vez).
También se observa que con frecuencia se asoman al interior de los nidales, llegando a entrar y permaneciendo hasta varios minutos en su interior, a veces se les observa salir con algún resto de comida y en ocasiones venir con una pequeña presa y entrar al interior del nidal como haría un adulto con pollos. A finales de Junio detecté a un inmaduro entrar con comida a un nidal con pollos pequeños, lo que ocurrió dentro del nidal no lo sé, pero los pollos eran de una pareja conocida y tenía claro que ese inmaduro no era uno de los progenitores. Puedo decir que a pesar de todo lo mencionado, es mucho más frecuente verles mostrar curiosidad o dedicarse a la búsqueda de restos de comida.
Más raramente se han observado casos de cleptoparasitismo incluso con agresiones a pollos, pero creo que suele ser poco frecuente, aunque he observado un caso, pero en esta lo protagonizó una hembra inmadura anillada que durante la pasada temporada fue detectada en hasta 3 colonias diferentes mostrando un comportamiento y un acercamiento a los pollos con posible intención de robo y que frecuentemente era expulsada por los adultos, sobre todo por las hembras adultas.
Desde luego, creo son observaciones de comportamientos que me plantean muchas preguntas y que sin duda, merecerían ser estudiados con mayor profundidad de cara futuras temporadas de cría.
A continuación, podréis ver el pequeño reportaje fotográfico de diferentes machos con plumajes de transición, bajo algunas de las fotografías, he escrito algunos comentarios. Me parece muy interesante la gran variabilidad que muestran los machos de cernícalos primillas con estos plumajes de transición. En el campo, quizás la característica más llamativa que nos permite detectarlos más rápidamente, sea la parte superior de barrada de sus alas y por retener algo de su cola juvenil también barrada.
Silo de Trujillo. Macho inmaduro de 2º año de calendario Nº 1

Silo de Trujillo. Macho inmaduro de 2º año de calendario Nº 2,
Su cabeza va cambiando a gris-azulado pero mantiene una tonalidad pardusca muy frecuente en los machos de esta edad.

Silo de Trujillo. Macho inmaduro de 2º año de calendario Nº 3. Presenta una anilla metálica en la pata izquierda, no lleva PVC en la izquierda, puede haberla perdido o bien era demasiada pequeño en el momento del anillamiento.

Silo de Trujillo. Macho inmaduro de 2º año de calendario Nº 3. Poco puedo decir del plumaje de este macho, con un intenso gris-azulado en la cabeza, todo el manto y escapulares propio de un macho adulto, pero conservando sus alas con su diseño juvenil, salvo un pequeño atisbo de gris-azulado que empieza a aparecer, simplemente un plumaje espectacular.

Silo de Trujillo. Macho inmaduro de 2º año de calendario Nº 4

Silo de Trujillo. Macho inmaduro Nº 5. Se le observa asomándose a un nido ocupado con pollos en su interior. Una de las rectrices centrales de su cola ha sido mudada, el resto de rectrices son de joven.
 
Silo de Trujillo. Macho inmaduro de 2º año de calendario Nº 6.
Se le observa entrando con comida en un nidal con pollos pequeños de los que no es el progenitor.
 
Silo de Trujillo. Macho inmaduro de 2º año de calendario Nº 7
 
Silo de Trujillo. Macho inmaduro de 2º año de calendario. Nº 8. Plumaje muy avanzado a primeros de Julio, parece un adulto pero algún detalle le delata, como la cobertera parda y barrada que retiene en su ala izquierda.
 
Silo de Trujillo. Macho inmaduro de 2º año de calendario. Nº 9. Se mostraba muy aquerenciado a este nido y los adultos toleraban su cercanía a los pollos.
 
Silo de Trujillo. Macho inmaduro de 2 año cal. Junto a hembra adulta.
 
 

Plaza de toros. Macho inmaduro 2º año cal. Nº 10. El gris de su cabeza es todavía poco intenso, ha mudado alguna rémige secundaria.

Plaza de toros. Macho inmaduro 2º año cal. Nº 10


Plaza de toros. Macho inmaduro 2º año cal. Nº 11.
Cabeza gris-azulada, mantiene el barrado de sus alas en terciarias y coberteras, habiendo mudado el manto y las escapulares que ya son de macho adulto, ha mudado alguna rémige y empieza a aparecer al de gris-azulado en sus alas.
La cola de este ejemplar resulta muy interesante, vemos las rectrices centrales de color gris-azulado y con banda terminal negra, propia de los machos adultos, pero las rectrices más externas aparecen del mismo color y tonalidad aunque parecen mostrar más desgaste, además están barradas y es una característica propia de los juveniles, algunos machos, ya pueden mostrar la cola gris-azulada en el plumaje juvenil, pero el barrado y el desgaste delatan que todavía no han sido mudadas.
 
Plaza de toros. Macho inmaduro 2º año de calendario. Nº 11.
La cola de este ejemplar resulta muy interesante, vemos las rectrices centrales de color gris-azulado y con banda terminal negra, propia de los machos adultos, pero las rectrices más externas aparecen del mismo color y tonalidad aunque parecen mostrar más desgaste, además están barradas y es una característica propia de los juveniles, algunos machos, ya pueden mostrar la cola gris-azulada en el plumaje juvenil, pero el barrado y el desgaste delatan que todavía no han sido mudadas.
Este ejemplar, en la distancia podría ser confundido con un macho adulto.
 
Plaza de toros. Macho inmaduro 2º año cal. Nº 11. El mismo ejemplar que en las dos fotografías anteriores.

Plaza de toros. Macho inmaduro 2º año de calendario. Nº 12. Presenta la cabeza de color gris-azulado propio de los machos adultos, parece haber mudado algunas rémiges secundarias y empieza a aparecer plumas gris-azuladas que darán lugar a la característica mancha de ese color de los adultos.
 
Plaza de toros. Macho inmaduro 2º año de calendario. Nº 12
 
Plaza de toros. Macho inmaduro 2º año de calendario. Nº 12. Saliendo de un nidal habiendo cogido restos de comida.

Plaza de toros. Macho inmaduro 2º año de calendario. Nº 13. Un macho inmaduro junto a dos pollos volanderos.

Veleta de la Iglesia de San Francisco. Macho inmaduro 2º año de calendario. Nº 14. Se aprecia la forma de sus motas gruesas de la zona inferior, una característica bastante frecuente en machos inmaduros.
 
Macho inmaduro 2º año de calendario. Nº 15.Sobre una antena de un bloque de pisos en Trujillo. Se observa bastante gris-azulado en la cabeza, el manto, las escapulares y las cobertoras pequeñas y medianas son de macho adulto, ha mudado algunas rémiges, pero las terciarias y cobertoras grandes siguen siendo barradas y por tanto de joven. En la cola, solo parece haber rectrices centrales se puede observar el color gris-azulado con la banda terminal oscura) y las rectrices más externas siguen siendo parduzcas, barradas y por tanto de joven.
 
Macho inmaduro 2º año de calendario. Nº 16. Observado y fotografiado posado sobre un cable en una zona de alimentación. La fotografía se tomó a finales de Abril de 2017, en este ejemplar prácticamente nada de gris en su cabeza, manteniendo características propias de los jóvenes excepto las plumas del dorso (escapulares y manto), así como la cola que si están mudadas.
 
 

viernes, 8 de septiembre de 2017

8WV - Una hembra de cernícalo primilla muy conocida.

La hembra de la fotografía, portadora de una anilla de PVC rojo fue detectada por primera vez en junio de 2016, en la Plaza de toros de Trujillo, donde pudimos comprobar que había sido anillada ya como adulto, ya no había sido detectada en los meses previos de ese año y vimos que alimentaba a un pollo que llevaba otra anilla de PVC rojo con dígito blanco y ambos llevaban códigos exactamente consecutivos (8WV para la hembra adulta y 8WU para el pollo volandero).
 
Tras la finalización de la temporada de cría en 2016, los primillas abandonaron las colonias y no volví a saber nada de esta hembra y ni su pollo hasta el inicio de la primavera de 2017.
 
La hembra con anilla de PVC rojo y código 8WV observada y fotografiada en la plaza de toros de Trujillo, pocos días después de haber sido anillada como adulto. Junio 2016
 
La hembra con anilla de PVC rojo y código 8WV observada y fotografiada en la plaza de toros de Trujillo, pocos días después de haber sido anillada como adulto. Junio 2016
Pollo emplumado con anilla de PVC rojo y código 8WU observado  fotografiado en la plaza de toros de Trujillo, pocos días después de haber sido anillado en el nido, este fue el único pollo de la hembra 8WV en 2016.
 
La hembra con anilla de PVC rojo y código 8WV observada y fotografiada en el silo de Trujillo. Febrero 2017.
 
En la temporada de cría de 2017,la hembra anillada apareció en Trujillo y fue detectada desde el día 23 /02/2017 y desde entonces la he estado observando.

Pero este año, venía con cambios y parecía que no iba a criar en la plaza de toros, si no en el silo pequeño de Trujillo. Otra importante colonia de más de 30 parejas donde se ha trasladado y se estableció en uno de los nidales instalados para favorecer la presencia del cernícalo primilla en los silos de Trujillo.

Desde esa fecha se la estuvo observando muy aquerenciada a las repisas del silo y mostrando una clara preferencia por un nidal concreto, aunque no parecía decantarse del todo, ya que frecuentemente visitaba otros nidales cercanos o incluso buscaba huecos bajo las tejas de un tejadillo cercano.
 
 
A fecha 23/04/2017 ya encontraba emparejada y en un momento clave cercano a la puesta, ya que apenas se movía de la entrada del nidal o del interior del nido y se observaba que era el macho quien aportaba frecuentes cebas (Gryllotalpa, escolopendra y también algún pequeño mamífero) y las cópulas eran muy habituales.
 
 


 
Desde la primera semana de Mayo, pudimos comprobar que la actividad era muy baja en el nidal y al igual que otras parejas de la colonia apenas mostraban señales de su presencia en la colonia, ya que se encontraban en plena incubación y solo alguna ceba esporádica del macho o la salida de la hembra para comer en el exterior o volar un poco delataba su presencia en el nidal.
 


 
A partir de la segunda semana de Junio empezamos a detectar una mayor actividad y comprobamos como tanto el macho como la hembra aportaban cebas al nidal, lo que indicaba que los pollos había nacido. Al principio solían entrar con la comida al interior del nidal lo que era indicio de que los pollos aún eran muy pequeños y necesitaban que los adultos les despedazasen la presa y les ayudasen a alimentarse, pero pocos días después, ya pudimos observar que los adultos llegaban con grandes insectos a los que introducían por el orificio de entrada del nidal y los dejaban caer al interior, lo que indicaba que los pollos ya estaban más crecidos y eran capaces de despedazar las presas que los adultos les aportaban.
 
El día 13/06/2017, cuando acompañé a la gente de GREFA en sus tareas de anillamiento en esta colonia y pude  comprobar que el nidal ocupado por esta hembra, tenía tres pollos de unos 15 días aproximadamente, los cuales fueron anillados.
 
A estos pollos anillados pude verlos asomarse al exterior del nidal hacia finales de Junio y el 01/07/2017 pude ver a los tres pollos completamente emplumados junto a la entrada del nido, donde recibían las cebas de los adultos, en días posteriores fueron haciendo sus primeros vuelos hasta que abandonaron la colonia.
 
Hembra anillada 8WV, descansado sobre la repisa después de haber traído comida a sus pollos, uno de los cuales asoma a la entrada del nidal.

La nidada compuesta de tres pollos completamente emplumados, juntos sobre la repisa situada junto a la entrada del nido.

 


martes, 5 de septiembre de 2017

El cortejo de las agachadizas en la Sierra de Gredos.

 
Existen aves a las que estas acostumbrado a observar en un determinado hábitat y en unos determinados periodos a lo largo del año.
Hoy voy a hablar sobre la agachadiza común (Gallinago gallinago), un ave a la que siempre asocio a humedales y arrozales durante los periodos de migración e invernada. Durante esos periodos la observación más frecuente de las agachadizas es a través del telescopio sobre el arrozal o a la orilla de un humedal sondeando con su pico en aguas someras, los sonidos de fondo que asocio normalmente durante la observación de las agachadizas corresponden a aquellas otras aves, muchas de ellas invernantes que configuran el paisaje sonoro de arrozales, embalses u otros humedales sonidos como el de la grulla, la gaviota reidora, el andarríos grande entre muchas otras, forman parte de ese paisaje sonoro que acompaña a mis observaciones más habituales de agachadiza común durante el paso o la invernada.
La pasada primavera, ya siendo primavera tardía a primeros de Junio,  estuve en la Sierra de Gredos y tuve la suerte de estar en el lugar adecuado en el momento adecuado para disfrutar de la observación del cortejo de una pequeña población de las poquísimas agachadizas comunes que se reproducen en la península Ibérica. Durante varios días, estuve visitando zonas de hábitat adecuado, teniendo en cuenta por supuesto las horas más favorables, pues esos días hacía algo de calor y eso frenaba mucho la actividad de las aves.
La mayoría de las zonas con presencia de agachadizas que encontré estaban en prados muy húmedos y bastante encharcados, a veces rodeados de pequeños bosquetes y en otras ocasiones en zonas de media montaña con rosales silvestres, majuelos y enebros situados entre los 1500 a casi 1600 metros de altitud, en esos lugares llamaba la atención el escuchar las llamadas de cortejo de los machos de agachadiza desde algún lugar elevado, ya que la verdad, es que uno no está muy acostumbrado a vez agachadizas cantando y manteniendo  el equilibrio sobre un hilo de alambre. También resultaba muy llamativo todo el paisaje sonoro de su entorno con el canto del escribano hortelano, el acentor común, la curruca zarcera o los reclamos del alcaudón dorsirrojo o la lavandera boyera.

 
Durante esos días visité todos aquellos prados que veía que podían reunir las características adecuadas para acoger a las agachadizas, en unos lugares hubo buen resultado en otros no, lo que está claro es que son muy poquitas en Gredos y hay que conservarlas.
Uno de los prados que mejores resultados me dio, donde pude observar a dos machos cantando simultáneamente e incluso pude presenciar varias persecuciones y exhibiciones en vuelo estaba a casi 1600 metros y muy metido hacia la montaña, mientras los observaba, pensaba que muy probablemente tuviera ante mi, en pleno cortejo a los dos machos territoriales más meridionales de toda la Europa continental, justo en extremo del límite sur del área de reproducción de esta especie en Europa.