domingo, 27 de julio de 2014

Un paseo ornitológico por el Embalse de Ibahernando

 
 
La pasada mañana del día 25 de julio hice una visita al embalse de Ibahernando, situado al sur de Trujillo.Se trata de un embalse de unas Ha aproximadamente que siempre resulta agradable visitar, nada más llegar, encontré un aguililla calzada comiéndose un joven alcaudón real (Lanius meridionalis), en la otra orilla había una gran concentración de garcillas bueyeras donde se distinguían numerosos jóvenes del año, estas concentraciones son frecuentes en pequeños embalses al terminar la cría y creo que lo más probable es que estas aves procedieran de las cercanas colonias situadas en la ZEPA “Llanos de Trujillo”, no muy lejos de esta concentración de garcillas bueyeras había 3 espátulas y  otras ardeidas comunes como la garza real o la garceta común.

 
Entre las limícolas destacaba la presencia de unas 20 cigüeñuelas de entre las que pude distinguir al menos 7 jóvenes del año, varios andarríos chicos, 3 andarrios grandes y  4 chorlitejos comunes, entre las anátidas había ánade azulón, algún ánade friso y un total de 7 gansos del Nilo, se trataba de la pareja de adultos y una nidada compuestas por 5 jóvenes que estaban muy crecidos y que volaban perfectamente, parece que este ganso exótico ha terminado siendo una habitual cada temporada de cría en este embalse donde ya lleva criando varios años como también lo hace en el embalse del Tozo, otro embalse de similares características situado también cerca de Trujillo.

Entre otras acuáticas cabe destacar la presencia de dos parejas de somormujos lavancos acompañados por los jóvenes de este año que todavía son dependientes de los adultos y unos 12 zampullines chicos.

 
En las cercanías del embalse, una zona de encinar adehesado sobre terreno  granítico por donde hay abundante agua que sirve como lugar de abrevadero al ganado, pudimos ver otras aves comunes como abubillas, alcaudones comunes, alcaudones reales, currucas cabecinegras, cogujadas comunes y montesinas y una pequeña aves exótica, el Pico de coral (Estrilda astrild), una ave de procedencia africana  de la que pude observar unos ejemplares, parece ser que la combinación de eneas (Thypha sp) y zarzas que hay alrededor del embalse ha propiciado que estas aves hayan encontrado el hábitat perfecto para asentarse aquí.
No muy lejos de allí, también pudimos ver una cigüeña negra, parece que con la finalización de la cría, empiezan con sus dispersiones y  a ser más frecuente observarlas en embalses del entorno de Trujillo alejados de las principales zonas de cría, estaremos atentos pues dentro de poco empezarán a producirse las llamadas concentraciones postnupciales, un curioso comportamiento previo a la migración que las lleva a concentrarse por decenas de individuos en prácticamente los mismos lugares año tras año. Estaremos atentos y os lo contaré a través de este blog. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada