martes, 19 de agosto de 2014

Rodeado de cigüeñas negras

Creo que esta fotografía refleja bien la experiencia que pude disfrutar ayer al estar dentro del Hide y tener la sensación de estar completamente rodeado de cigüeñas negras.
 
Ayer dediqué un jornada de observación y fotografía a la cigüeña negra, para ello elegí una charca del término municipal de Trujillo donde llevo observando cada verano grandes concentraciones post-nupciales de cigüeña negra desde el año 1997.
Estas concentraciones se producen en verano, generalmente en Agosto y Septiembre. Una vez terminada la cría, las cigüeñas negras abandonan sus zonas de reproducción y se congregan en zonas tranquilas y con abundante alimento en grupos de tamaño variable antes de la migración, estas agrupaciones pueden ser a menudo de unos pocos ejemplares, pero suele ser más frecuente encontrarlas en números que rondan la decena de ejemplares, aunque en algunos lugares se producen grandes concentraciones  de varios decenas que excepcionalmente superan el centenar.
En estas agrupaciones se pueden observar individuos de todas las edades, desde adultos en edad reproductora, inmaduros de diferentes edades y jóvenes del año, hacia Septiembre se observa que la proporción de adultos se reduce, quizás debido a que los jóvenes del año tienen tendencia a iniciar su viaje hacia las zonas de invernada más tarde que los adultos.
En cuanto a la procedencia de las cigüeñas que forman estas concentraciones se puede decir que están integradas por aves locales a las que se suman otras de origen más lejano a medida que avanza la migración, ya que hay que tener en cuenta que un buen número de efectivos europeos atraviesa la Península Ibérica durante su migración, por ello, siempre que se tenga oportunidad y sin molestar a las aves, se debe intentar localizar aves anilladas con códigos alfanuméricos, leer el código  de la anilla y comunicarlo para contribuir al conocimiento de estas espectaculares concentraciones y de la migración de la cigüeña negra.
Durante los meses de verano, las cigüeñas negras tienen una rutina diaria muy marcada siempre que no sean molestadas, al amanecer se dirigen a lugares de alimentación ricos en anfibios y peces, a menudo suelen utilizar los charcones que han quedado aislados en los ríos de carácter estacional donde capturan a sus presas con mayor facilidad, es frecuente verlas en pequeños grupos recorriendo el charco de un lado a otro mientras introducen el pico en el agua. Hacia media mañana, levantan el vuelo y se dirigen hacia la orilla de charcas o embalses con suficiente tranquilidad donde pasarán gran parte del día reposando, acicalándose las plumas o incluso bañándose y antes del atardecer volverán a partir hacia sus zonas de alimentación donde podrán permanecer hasta que casi no haya luz.
Hace unos días me acerqué a observar uno de esos lugares habituales de concentración post-nupcial y localice un grupo de 43 cigüeñas negras, en días posteriores volví a observarlas y comprobé que se encontraban muy aquerenciadas a ese lugar, por lo que decidí instalar un hide en las cercanías para poder buscar aves anilladas y conocer la proporción de edades en ese grupo, para esto es necesario utilizar el hide ya que de otra forma hubiera sido totalmente imposible al tratarse de aves extremadamente esquivas.
Instalé el Hide al amanecer convenientemente camuflado entre rocas cercanas a la orilla y me acomodé como pude dispuesto a pasar todo el día en su interior para no molestarlas, pasaron 3 horas en las que me entretuve fotografiando limícolas y entorno a las 10 de la mañana llegó la primera cigüeña negra, que resultó ser un joven del año.
 
Minutos después pude percibir que el resto del grupo estaba llegando, ya que la joven cigüeña negra no parada de girar la cabeza mirando hacia arriba, hasta que de pronto un ejemplar de 2º año se posó a su lado e inmediatamente después empezaron a aterrizar cigüeñas negras por todas partes, viéndome rodeado en cuestión de minutos, la mayoría eran jóvenes del año, también había un buen número de inmaduros y algunos adultos, dos de los adultos estaban anillados y ya he comunicado la observación de estas aves, supongo que pronto recibiré los historiales y podré saber un poco más de ellas.
 
 

Detalle de las anillas que portaban 2 cigüeñas negras adultas (T353 y 603U) observadas y fotografiadas en la concentración de ayer, he enviado los códigos y estoy a la espera de recibir los historiales de estas aves.
 
Me quedé observándolas y fotografiando todo lo que pude, disfrutando de su cercanía a escasos metros, buscando más aves anilladas, escuchando todo un repertorio de sonidos como silbidos, diversas llamadas y suaves "crotoreos" y chasquidos con el pico, muy diferentes a los de la cigüeña blanca, todo ello es inaudible cuando las observamos a mayor distancia.
 
Me resultó muy curioso observar como tras la llegada de las cigüeñas negras, aumentó de forma considerable el número de aves de otras especies, como si acudieran buscando mayor seguridad junto a estos centinelas que deben considerar muy fiables.
 
Como las cigüeñas negras se suelen dejar ver por sus zonas habituales de concentración hasta mediados de Septiembre, más adelante haré alguna otra sesión de Hide donde espero encontrar nuevas cigüeñas negras anilladas.
A continuación, dejo una galería con algunas de las fotos que pude sacar ayer, primero se ven jóvenes del año, después inmaduros y subadultos de diferentes edades y por último adultos en edad reproductora:

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada